Busca un contenido concreto entre todas las fichas. Si no encuentras nada, prueba a revisar si lo has escrito correctamente. Recuerda que debes buscar los municipios sin su artículo determinante.

Buscar por contenido:   del tipo:
para la ficha:
  en el municipio:
Con la selección actual se encuentran 64 informaciones. Mostrando de la 41 a la 60. Página 3 de 4
Fecha Usuario Ficha Tipo Municipio Contenido  
09.05.2017 RAMET Anaïs Agroecosistema - Dehesa (Badajoz) Selvicultura Salvo en algunos casos que se pueden constatar en alcornocales, la forma habitual de creación y mantenimiento de la arboleda de la dehesa ha sido el resalveo o selección de renuevos de matas de quercíneas para formar árboles. Cuando se rozaba el terreno o cuando se laboreaba, se iban dejando uno o v...arios “resalvos” a los que se daba una poda de formación o “apostado” llegado el momento, siguiendo una forma canónica, normalmente con dos ramas principales. Se solía ir dejando resalvos donde se preveía que fuera necesario sustituir un árbol ya viejo, o donde por alguna razón desapareciera alguno. PODA Los árboles de la dehesa son una elaboración cultural, tanto por la selección genética, como por la forma canónica de los mismos y su manejo, en todo lo cual tiene una importancia principal la poda. La primera de ellas es la de formación, para ir dándoles la forma adecuada. Por lo general se buscaban árboles ya suficientemente desarrollados de dos ramas principales o ramas de cruz, aunque en dehesas sobre suelos fértiles pueden soportar tres. En muchos casos se indica que había que abrir las ramas de cruz a la altura del pecho de una persona, esperando que crecieran. Hay que tener en cuenta que, al ser árboles a los que había que subirse para las podas de mantenimiento posteriores, no convenía dejar muy alta la cruz. En los alcornoques, sin embargo era frecuente que las cruces quedaran más altas para ofrecer suficiente superficie en donde desarrollarse las planchas de corcho. Durante la poda se iban cortando ramas que no fueran interesantes. Por ejemplo en el caso de la encina se suprimían las que fueran hacia arriba desde el tronco (ramas de “trepa”), porque producían menos bellota. Sin embargo en el alcornoque era preferible dejar algunas llamadas sombreros que protegían del sol al tronco, donde se produciría el corcho. Convenía no cortar ramas gruesas, de más de 10 cm de diámetro, porque los cortes son heridas por donde se introducen enfermedades. También había que ir dejando ramas pequeñas, que en el futuro sustituyeran a otras grandes que pudieran desaparecer. Se buscaba que el árbol tuviera una forma globular aunque según las zonas y el interés que hubiera por la bellota o la leña, esta sería distinta. Los quejigos se podían podar al desmoche, cortando todas las ramas gruesas, porque rebrotan bien. El tamaño del hacha que se empleaba dependía del grosor de las ramas que se fueran a cortar, de gran tamaño para cortar ramas gruesas, y pequeñas para ir limpiando ramas menudas. En las dehesas más llanas y/o sobre pastoreadas, la carga ganadera hace que los animales acaben con los rebrotes, por lo que no es posible renovar la dehesa. Por ello actualmente es bastante frecuente la repoblación con encinas y alcornoques, que además han contado con subvenciones de las administraciones públicas. Para ello hay que controlar el acceso del ganado a las parcelas donde se realizan las repoblaciones, y como consecuencia controlar los incendios con el laboreo. Otra medida es proteger los nuevos pies. Otra forma de manejo de los árboles era la “entresaca” o eliminación de árboles, sobre todo encinas, cuando se consideraba que había mucha densidad o estorbaba alguno. A veces los carboneros derribaban ocultamente alguna encina para carbón. Hoy en día esta práctica no tiene lugar, entre otras cosas por el retroceso de la arboleda y por el control de los forestales ante la tala de árboles.
Inventario Español de Conocimiento Tradicional relativo a la Biodiversidad Créditos imagen: DBG-INIA
09.05.2017 RAMET Anaïs Agroecosistema - Dehesa (Badajoz) Siembra El resalveo y formación del árbol tenía lugar por tanto en la época de la roza, el laboreo y la poda, prácticas con las que hemos visto estaba vinculado, y se formaban pies de encina, alcornoque, quejigo o roble melojo, según las zonas. La siembra de encinares no era habitual, aunque algunos propiet...arios o empleados enterraban o rehundían bellotas de encinas dulces. Sin embargo la memoria colectiva guarda el recuerdo de hojas de terreno enteras convertidas en alcornocal por siembra. En la actualidad el resalveo sigue siendo la práctica habitual en zonas en que ahora prolifera tanto el matorral, ya que se pueden dejar muchos resalvos cuando se desmonta.
09.05.2017 RAMET Anaïs Agroecosistema - Dehesa (Badajoz) Pastoreo y movimientos de ganado El pastoreo permitía el aprovechamiento de los pastos y del matorral y podía hacerse de dos maneras. Para el pastoreo estante se cercaba el terreno, generalmente con paredes de tapial o piedra. En muchos casos no existían cercas, a veces ni siquiera un cercado perimetral por las lindes de la finca, ...por lo que era necesario un pastor. Se iba rotando por las distintas hojas de la finca, según los momentos, siguiendo el ciclo de los cultivos o la presencia de bellota, y estableciendo en algunos casos “guardados” o lugares reservados para el crecimiento de pastos. Los pastores, cabreros, vaqueros o porqueros los conducían a distintos careos, es decir, zonas de desplazamiento en el día por distintos lugares de las fincas, según el momento del día y las condiciones meteorológicas. . Hierbas muy valoradas para el ganado (“yerbas gordas”) eran los alfileres o tenedores [Erodium cicutarium (L.) L’Hér.], la cerraja (Sonchus oleraceus L.), los carretones (Medicago sp.) o la lenguaza (Anchusa azurea). Muy importantes eran también las “yerbas de verano”, como la enredadera o correhuela (Convolvulus arvensis L.), la grama [Cynodon dactylon (L.) Pers.] o la verdolaga (Portulaca oleracea L.), que crecen en los barbechos y rastrojos y tenían gran valor en esa época. Para las cabras eran apreciados por sus brotes, flores o semillas la jara pringosa (Cistus ladanifer L.) y otras especies de este género, la aulaga (Genista hirsuta Vahl), el cantueso [Lavandula stoechas L. y L. pedunculata (Mill.) Cav.], la coscoja, la encina, la escoba [Cytisus scoparius (L.) Link], la retama [Retama sphaerocarpa (L.) Boiss.] o el romero. La función principal del pastoreo era la alimentación del ganado, pero con él se contribuía también al control del matorral y a la mejora de la fertilidad del suelo con los excrementos y orines, además del referido efecto en la composición de los pastos. La movilidad de los animales los hace especialmente aptos para aprovechar los distintos recursos. Además del desplazamiento por todos los ámbitos de la finca, los animales podían desplazarse entre fincas o entre agroecosistemas, sacando partido de las puntas de producción de biomasa en cada uno de ellos y dando descanso y posibilidad de recuperación productiva al territorio. Además de la trashumancia de rebaños de ovejas procedentes de Castilla, que invernaban en dehesas de Extremadura, existían también desplazamientos entre fincas de un mismo propietario en el municipio o municipios cercanos, adaptándose a las condiciones microclimáticas de cada una de ellas. Así los herbívoros salían de la dehesa a tierras calmas para dejar la bellota a los cochinos en tiempo de montanera; los cerdos iban a las campiñas a aprovechar la espiga caída tras la cosecha o a los olivares a comer restos de aceituna y yerbas primaverales; las vacas se desplazaban a fincas cercanas a ríos en verano, donde la vegetación alta de ribera les era más propicia; y sobre todo las ovejas salían “de agostadero” en verano, a pastar los rastrojos de las tierras calmas, en comarcas de mayor aptitud productiva, o en hojas de labor del mismo territorio. Las ovejas de Castilla se desplazaban en otoño e invierno a dehesas de Extremadura, cuando el frío hacía que no hubiera pastos disponibles en la submeseta norte, para las que se arrendaban fincas o aprovechaban los pastos de las vías pecuarias por las que transitaban, que era sobre todo lo que ocurría en la comarca de Tentudía. El animal que más se desplazaba era la oveja, y el que menos la cabra. La finalidad principal de la práctica era la alimentación del ganado, pero daba lugar a la fertilización del suelo de los lugares de destino y a la recuperación de la vegetación de los de origen. La trashumancia tenía normas tanto escritas como consuetudinarias, que regulaban el periodo en que el ganado había de desplazarse, las rutas, los días máximos de estancia en descansaderos, la prelación en el paso o el tamaño de las vías pecuarias. Actualmente la trashumancia es una práctica residual y la marcha a agostaderos es también casi testimonial, aunque más extendida que la trashumancia. Hay que tener en cuenta que las tierras de cultivo no suelen estar alambradas, y la custodia con pastor supone un coste difícilmente asumible. Evidentemente el aprovechamiento con que más se vinculaba el desplazamiento del ganado era la agricultura, a la que complementaba, especialmente por el majadeo de ovejas.
08.05.2017 RAMET Anaïs Agroecosistema - Dehesa (Badajoz) Cosecha Se hacía a finales de primavera o principios de verano, siendo la avena la primera en recogerse, hacia mayo, y el trigo de los últimos. Aunque hay algunos refranes populares andaluces como "avena de febrero llena el granero" que apuntan a que la cosecha puede ser más temprana. Se hacía con hoz en el... caso del cereal, y arrancando a mano o ayudándose de un hocino, a veces con guadaña, en el caso de leguminosas. No obstante, en algunas ocasiones se sembraba cebada como forraje para el ganado, sobre todo las bestias, por lo cual se segaba en verde en primavera. Melones, sandías y garbanzos se destinaban a la alimentación humana. El trigo era base de la dieta de las gentes, aunque una parte también era para el ganado, al igual que el resto de cereal y leguminosas, como también lo era la paja. Los rastrojos, como se ha indicado, eran aprovechados también por los animales. Actualmente apenas se cultiva en las dehesas de la sierra y, en estos terrenos, no se limpia el grano, sino que se recoge como heno y se empaca. En las dehesas más llanas y fértiles hay casos en que se separa el grano de la paja. En cualquier caso, todas estas labores se hacen mecánicamente con cosechadora o, en caso contrario, con segadora, peine y empacadora. El aprovechamiento a diente también es una opción en algunas fincas.
08.05.2017 RAMET Anaïs Agroecosistema - Dehesa (Badajoz) Siembra La siembra tenía lugar en otoño, con las primeras aguas; la cebada y avena eran las primeras que se sembraban (refranes populares como "las lluvias de febrero hacen bien a las cebadas" reflejan la importancia de las precipitaciones en determinado momentos del año para que la cosecha sea buena. " Feb...rero cebadero"). Las semillas se esparcían a voleo sobre los surcos abiertos o, en el caso de algunas leguminosas, sobre los rastrojos, para ser enterradas luego por el arado. Las habas se sembraban“a cocera”, es decir, echando varias semillas cada cierto tramo. Aunque los cultivos más habituales eran los que se sembraban en otoño y se recogían a finales de primavera y en verano, los había también de ciclo más corto, una suerte de barbecho semillado. Este era el caso de los garbanzos, sembrados hacia marzo y recogidos en verano, o los melones y sandías, sembrados hacia mayo y recogidos en verano. Tras la siembra, se solía “maquinar”, o dar un pase con la máquina, una especie de peine que rompía la costra que hubiese desarrollado la labor y eliminaba algunas hierbas que hubieran nacido. Beneficiaba el desarrollo del cultivo y solía hacerse hacia noviembre y diciembre, casi siempre al cereal. Actualmente no se practica. La escarda se hacía manualmente para eliminar malas hierbas, normalmente hacia febrero, a mano o con un “sacho” o escardillo, de ahí que a esta labor de escarda se le llamase “sacha”. Las especies que más habitualmente se sembraban eran trigo (con una gran cantidad de variedades tanto locales como foráneas, tipo cabezón, candeal, curichi, herrera, medina y raspinegro), cebada (caballar y del país), centeno, algarroba (Vicia ar ticulata), altramuz (Lupinus albus), guisante (Pisum sativum), veza (Vicia sativa, V. angustifolia) y haba de las variedades cochinera y tarragona. En el medio barbecho se sembraban garbanzos, sandías y melones. También estaban presentes en los cultivos numerosas plantas adventicias, como la amapola (Papaver rhoeas), la avena loca (Avena sterilis), los jaramagos (Diplotaxis erucoides., D. catholica y D. virgata) o la veza (Vicia sativa subsp. sativa). En la actualidad se ha reducido el número de especies sembradas y casi han desaparecido las variedades locales. Cuando se cultiva es exclusivamente para aprovechamiento del ganado, especialmente como heno, para lo que se siembra una mezcla de veza y avena, o para aprovechamiento a diente. Veza, avena y cebada son los cultivos más habituales, a los que acompaña alguna vez el triticale, de nueva introducción y para aprovechamiento a diente. Fertilización Una fuente de fertilizantes para el terreno de la dehesa era el excremento y orín del ganado, especialmente de oveja. Ahora bien, no todo el terreno se majadeaba, o no en todas las fincas se hacía. Solían majadearse los terrenos que iban a ser sembrados por el propietario, mientras que los peores lotes y sin majadear se daban a colonos, que eran quienes llevaban a veces hasta las fincas el estiércol de sus cuadras. El estiércol debía dejarse fermentar (cocer) en grandes montones, siendo removido para ello cada cierto tiempo. Una vez hecho, a finales de verano normalmente, se iba esparciendo a pala por los barbechos para la posterior siembra. Sin embargo, en algunas fincas grandes se usó mucho el nitrato de Chile y algo más tarde los fertilizantes químicos. Hoy en día cuando se siembra, cosa cada vez menos frecuente, suelen utilizarse fertilizantes químicos, aunque no en grandes cantidades, que se esparcen con maquinaria específica. El ganado era la principal fuente de fertilizantes, junto con los animales de labor.
08.05.2017 RAMET Anaïs Agroecosistema - Dehesa (Badajoz) Labranza El laboreo se practicaba varias veces a lo largo del ciclo de los cultivos. La primera labor era el alzado del terreno en invierno, que daba lugar al barbecho. Su función era la aireación y la obtención de nutrientes (agua, oxígeno o nitrógeno) además del cambio en la textura del suelo, más mullido ...para una mejor proliferación de las plantas, y la eliminación de la competencia que las hierbas supondrían al cultivo. Dice el refrán que “el barbecho en enero hace al amo caballero, y el de antes, caballero y con guantes”. La segunda labor era la “bina”, un nuevo pase de reja con idénticas funciones que el alzado. Se solía hacer hacia mayo, evitando especialmente la proliferación de hierbas de primavera y contribuyendo con el polvo que se levantaba a combatir las posibles plagas de la arboleda. Menos frecuente era un tercer pase de reja antes de la siembra. Ahora bien, en los cultivos de segundo año (“rastrojeaos”) era preciso pasar el arado a la rastrojera antes de la siembra, lo que se llamaba “cruzar” o “cojechar”. El laboreo se ha reducido enormemente y ha pasado a realizarse con tracción mecánica, tractor y sembradora. Se ha reducido también el número de pases de reja y el alzado del terreno se ve condicionado por la prohibición de roturar el terreno en tiempo de cría de aves que anidan en el suelo. El laboreo del terreno está relacionado con las prácticas ganaderas, puesto que la remoción y la labor modifican la estructura del pastizal y evitan el embastecimiento, pero también detrae terreno de pastos donde se alimenta el ganado, que solo aprovecha en los barbechos algunas yerbas de verano poco significativas. En cuanto a las prácticas forestales, la labor también controla el crecimiento del matorral y puede afectar al renuevo si en la práctica agraria no se cuida dejar resalvos. El laboreo en zonas de pendiente suponía un problema de erosión, que en algunos casos se intentaba corregir construyendo calzadas con las piedras que sacaba el arado. Estas calzadas, o calzos del terreno, eran líneas de piedras colocadas en sentido perpendicular a la pendiente para frenar la fuerza del arrastre del agua, especialmente en los cauces.
28.04.2017 Sara Guadilla Sáez Bosque atlántico (Liébana) Imágenes Espinama (Camaleño)
Autoría: S. Guadilla
28.04.2017 Sara Guadilla Sáez Zonas áridas (Lanzarote) Agua Teguise Aguas superficiales - Captación de agua (maretas)
28.04.2017 Sara Guadilla Sáez Zonas áridas (Lanzarote) Agua Haría Aguas subterráneas y freáticas - Extracción de agua (pozos)
28.04.2017 Sara Guadilla Sáez Zonas áridas (Lanzarote) Uso agroganadero Teguise Pastoreo y movimientos de ganado - Actividad pastoril
28.04.2017 Sara Guadilla Sáez Zonas áridas (Lanzarote) Uso agroganadero Teguise Tratamientos de cuidado - Protección de las plantas
28.04.2017 Sara Guadilla Sáez Zonas áridas (Lanzarote) Uso agroganadero Teguise Siembra y cultivo - Abonado
28.04.2017 Sara Guadilla Sáez Zonas áridas (Lanzarote) Uso agroganadero Teguise Siembra y cultivo - Siembra
28.04.2017 Sara Guadilla Sáez Zonas áridas (Lanzarote) Uso agroganadero Teguise Labranza - Retención de arena en tierras de cultivo
28.04.2017 Sara Guadilla Sáez Zonas áridas (Lanzarote) Uso agroganadero Teguise Labranza - Clasificación de terrenos en jable
27.04.2017 Sara Guadilla Sáez Zonas áridas (Lanzarote) Aguas superficiales CAPTACIÓN DE AGUA - MARETAS Dónde: De todas las maretas de la isla, la más conocida era la Gran Mareta de Teguise, que recogía las aguas de las montañas próximas como Guanapay. Cuándo: Estuvo en uso más de 500 años, hasta 1963. Cómo: La maretas son unas cisternas excavadas u hondonadas naturale...s estratégicamente dispuestas para recoger el agua de escorrentía que discurre por las laderas cercanas en épocas de lluvia. Se tratan de unas construcciones superficiales cuyos bordes se reforzaban con piedra y barro, e incluso en ocasiones con muros de cal, para una vez depositada el agua en su interior impedir que ésta se perdiera, y de igual manera evitar que entraran elementos extraños, como animales. La construcción de las maretas era muy fatigosa, pues no solo había que acarrear las piedras y la cal hasta el lugar y hacer la hondonada, sino posteriormente también había que hacer una labor intensa de mantenimiento. En el caso de la Gran Mareta de Teguise, su diámetro era de 80 metros y tenía más de 9 metros de profundidad cuando estaba limpia, siendo capaz de embalsar hasta 80.000 pipas de agua. Tradiciones asociadas: Era frecuente que se nombraran cuarteles para la limpieza de la mareta y también guardianes para controlar las extracciones de agua y velar por el uso adecuado de esta infraestructura.
A González y M Armengol, 2006. Los usos tradicionales del agua en la isla de Lanzarote: siglos XV – XX. XVII Coloquio de historia canario – americano. pp. 73-95. Disponible en: http://mdc.ulpgc.es/cdm/ref/collection/coloquios/id/1829. Fecha de consulta: 27-04-2017.
Referencia geográfica: Teguise (Lanzarote / Palmas, Las / Canarias) Fuente imagen Gran Mareta de Teguise: https://agrorutaslanzarote.wordpress.com/2011/08/11/la-gran-mareta-de-teguise/
27.04.2017 Sara Guadilla Sáez Zonas áridas (Lanzarote) Aguas subterráneas y freáticas EXTRACCIÓN DE AGUA - POZOS Dónde: Rubicón y Puerto Escondido, Arrieta y las fuentes del Temisas (Chafarí). Cuándo: Siglos XVI-XVIII. Cómo: Obtención de agua de escasa calidad, empleada para uso doméstico, pero también en las faenas agrícolas y para abrevaderos del ganado. Se trata de unas estru...cturas con los siguientes elementos comunes en esta zona: — Rampa escalonada y chimenea con brocal. — Cámaras subterráneas preparadas para captar el agua del subsuelo. — Material de construcción (piedra caliza). La rampa escalonada de acceso sirve tanto para extraer el agua del fondo del pozo como para facilitar su limpieza una vez vacío, ya que en el pozo entraban las aguas de escorrentía y depositaban en el fondo los lodos. Esta operación se suele hacer hoy día con los aljibes, cuyos fondos son limpiados cada cierto tiempo. Las cubiertas de estos pozos son todas abovedadas, pero su factura no es exactamente igual. Así, en San Marcial se accede a través de un arco de medio punto y la cámara del pozo es más amplia que en el resto. En cambio, en el de La Cruz la portada está realizada con un dintel horizontal sostenido en la piedra y la cámara es algo más pequeña.
González A y Armengol M, 2006. Los usos tradicionales del agua en la isla de Lanzarote: siglos XV – XX. XVII Coloquio de historia canario – americano. pp. 73-95. Disponible en: http://mdc.ulpgc.es/cdm/ref/collection/coloquios/id/1829. Fecha de consulta: 27-04-2017.
Referencia geográfica: Haría (Lanzarote / Palmas, Las / Canarias)
21.04.2017 Sara Guadilla Sáez Zonas áridas (Lanzarote) Pastoreo y movimientos de ganado ACTIVIDAD PASTORIL Dónde: calderas, calderas de calicanto o simplemente calicanto. Estas áreas se encuentran constituidas por inmensos depósitos arenosos correspondientes a antiguos campos de dunas que los científicos designan como «sistemas dunares fósiles».
Gil, J. El Jable. En: Los Cultivos Tradicionales de la Isla de Lanzarote. Los Granos: Diversidad y Ecología. Cabildo de Lanzarote, 2005, pp.51-70.
Referencia geográfica: Teguise (Lanzarote / Palmas, Las / Canarias)
21.04.2017 Sara Guadilla Sáez Zonas áridas (Lanzarote) Siembra ABONADO Tanto las papas como el millo requerían el previo estercolado del terreno; labor durísima que consistía en virar a pala toda la parcela a fin de emplazar el estiércol entre el suelo y la capa de arena que lo cubría. La plantación de los garbanzos podía realizarse en terrenos previamente d...edicados a la batata, teniendo lugar así una sucesión de cultivos dentro de una misma campaña, circunstancia inusual en la agricultura de la isla.
Gil, J. El Jable. En: Los Cultivos Tradicionales de la Isla de Lanzarote. Los Granos: Diversidad y Ecología. Cabildo de Lanzarote, 2005, pp.51-70.
Referencia geográfica: Teguise (Lanzarote / Palmas, Las / Canarias)
21.04.2017 Sara Guadilla Sáez Zonas áridas (Lanzarote) Labranza RETENCIÓN DE ARENA EN TIERRAS DE CULTIVO Consistía en barbechar las tierras trazando surcos perpendiculares a la dirección del viento. Los surcos anchos y separados característicos de esta labor obstaculizaban el circular de las arenas, que quedaban depositadas en su interior. Otro uso igualm...ente encaminado a retener las arenas consistía en dejar sobre el terreno los rastrojos del centeno, una vez segadas las espigas. De esta manera, eran los propios restos de la cosecha los que ahora sujetaban las arenas transportadas por el viento.
Gil, J. El Jable. En: Los Cultivos Tradicionales de la Isla de Lanzarote. Los Granos: Diversidad y Ecología. Cabildo de Lanzarote, 2005, pp.51-70.
Sinónimos: sembrar de barbecho o sembrar barbechado.